¿Pucherazo?

13 06 2009

Pucherazo

 

Que la realidad es elástica cual goma de mascar no hay más que certificarlo con una ojeada a los titulares periodísticos de cualquier mañana. Dúctil y maleable, dos bonitas palabras al uso de la interpretación política.

En otro momento, bajo diferentes circunstancias, las sospechas de fraude electoral en algunos de los recuentos realizados  en las europeas, podrían haber saltado perfectamente a la primera plana de la prensa. Sin embargo las dudas se han convertido en ecos de noticia relegada a una pequeña columna en un margen del diario. ¿Por qué?

Yo no lo sé y ahora las dudas se multiplican por dos.





Europeas

13 06 2009

europa

Que Europa no le interesa a nadie (entiéndase al ciudadano de a píe) se ha convertido ya en un tópico del análisis político. Sin embargo nadie parece hacer nada para cambiarlo y las elecciones europeas han sido un buen ejemplo de ello.

Puesto que Europa es el marco legislativo donde se erigen muchas de las leyes que luego se adoptan en los estados, se supone que, por mera responsabilidad política, los primeros interesados en acercarla al ciudadano son los partidos. No obstante, sus acciones van en otras direcciones.

La democracia en España se está convirtiendo en una especie de bipartidismo donde, más que el proyecto político, importa la capacidad de captar votos para alzarse con el poder lo antes posible. En este sentido los partidos interpretan las elecciones europeas como un sondeo de peso, un preámbulo, de las elecciones estatales venideras. Una especie de control de daños y fuerza política ejemplificada en el; “si ahora hubiera elecciones generales X se haría con el poder”

En consecuencia la campaña electoral  ha versado básicamente sobre cuestiones de política nacional dejando a Europa como un fondo lejano, como la enésima excusa para sacar a relucir el merchandising político.

Pero si escribo esto no es tanto para criticar el juego político representado como el seguidismo en que han caído los medios de comunicación. En vez de informar al ciudadano de la incidencia de la Comunidad Europea en su vida, la mayoría han reproducido el pobre debate, plagado de tópicos y argumentos infantiles del tipo “y tú más”, que se ha ejercido durante la campaña. Una lástima.





El diferido

14 05 2009

censored

A pesar de ser el tema del día, es de obligado comentario lo que pasó ayer en la retransmisión de la final de la Copa del Rey.

Ya hace unos años, tras un alarde de provocación de Janet Jackson y la aparición repentina de uno de sus pechos en la retransmisión de la superbowl, la televisión americana decidió incorporar el diferido en la retransmisión de algunos de los eventos más seguidos por la audiencia. Para evitarse este tipo de sorpresas decidieron ser ellos los primeros en verlo para poder así ahorrarle un disgusto al público (huelga decir que ese momento es uno de los más buscados en Internet, cosa que tampoco dice mucho en favor de lo que buscan los internautas en youtube).

Pues bien TVE1 decidió hacer anoche lo mismo, pero no para ahorrarse sorpresas porque lo que pasó tenía poco de sorprendente y mucho de previsible. Mientras sonaba el himno español y el Rey comparecía en el campo se produjo un sonorísimo abucheo a ambos símbolos patrios. Puesto que el hecho, en una final que enfrenta a Athletic y Barça, era de esperar TVE1 decidió conectar en ese momento con San Mamés y evitar lo que ellos consideraban una mancha en la gran fiesta que supone la final de Copa. 

Evadieron la realidad cosa que se puede y debe recriminar. Se podría argumentar que no querían politizar una noche de fútbol. Sin embargo, lo que es una vergüenza es lo que hicieron a continuación. En vez de dejar las cosas como estaban decidieron ir un paso más allá y lo que era una censura más o menos camuflada se convirtió en una manipulación intencionada.

TVE1 emitió el momento en que suena el himno en el intermedio justificando que debido a un error humano no habían podido hacerlo en directo. En esta versión diferida se había bajado el volumen del público hasta el límite del rumor indescifrable y subido el volumen del himno hasta la audición perfecta como si eso fuera realmente lo que había acontecido.

De esta manera, algo que no dejaba de ser anecdótico, cobró importancia bajo la necesidad de ocultarlo y la manipulación descarada de la televisión pública. Por no querer hacer política del deporte acabaron haciéndola, y además de la fraudulenta. 





Y dale perico al torno

9 05 2009

cat2

La campaña españolista que lleva a cabo El Mundo en Catalunya no es ninguna novedad pero en los últimos días su agresividad ha aumentado considerablemente. Su caballo de batalla es sobre todo la política lingüística de la Generalitat y gracias a ello El Mundo nos ha brindado titulares que rozan el chiste. Se les ve tanto el plumero que a veces parece una caricatura. Un ejemplo es el que abría el diario del pasado 8 de Mayo.

“Cataluña se declara independiente de España en materia de enseñanza“

Creo que sobran los comentarios. La manipulación retórica canta como una almeja. Parece que lo único que importa es el “a veure qui la diu mes grossa”. Pero lo realmente destacable es que esta manipulación tendenciosa y alarmista se haga descarada y reiteradamente. El Mundo ha asumido que este es su estilo de informar y lo hace sin vergüenza alguna. De la misma manera que, supongo,  sus lectores lo aceptan y asumen como seña de identidad del diario y ya no lo compran para informarse sino para oír lo que desde un principio iban a buscar.

  No sé que pretende El Mundo poniendo el alma en vilo de aquellos, sus lectores, que buscan argumentos anticatalanistas bajo las piedras. Claro, luego se viven esperpentos como los que propone el presidente Camps en la Generalitat Valenciana, parece que por la defensa del español está todo permitido, incluso el absurdo.





Esos Bárbaros

28 04 2009

perros

Informativos telecinco abrió ayer su programa con un sumario de impacto. Entre las banalidades que abrían el informativo decidieron colar una noticia trágica. El fusilamiento de una chica en Afganistán captado por una cámara. Las imágenes son de mala calidad, deben haber sido grabadas con un móvil o aparato similar. En ellas entrevemos a una mujer vestida de rojo rodeada de gente (a la que no vemos los rasgos pues muchas están cortadas por el “plano”) que tras unos movimientos de cámara perdiendo el objetivo de la grabación, y lo que se intuye una ráfaga, yace en el suelo presuntamente muerta.

En realidad las imágenes son muy malas y lo único que puede haber motivado que aparecieran en el sumario del informativo es la trascendencia de la noticia. ¿Pero tiene trascendencia? Se trata de una ejecución pública como las que, mal que nos pese, se dan a diario en decenas de países, inclusive alguno de los considerados avanzados en materia de derechos humanos. ¿Qué es entonces lo que las ha situado en la cabecera del programa? ¿Es qué telecinco lleva a cabo una campaña de denuncia de la pena de muerte?

Se podría argüir que en Afganistán imperan leyes tribales que no contemplan los derechos de algunas de las partes, que la pena capital se aplica cruel y arbitrariamente a casos  que nosotros ni tan sólo consideraríamos delito, etc… reporterismo de denuncia en definitiva.

Sin embargo, esto le exigiría a telecinco hacer un análisis riguroso de la situación política de Afganistán, explicar si estas prácticas son genralizadas o se circunscriben únicamente a grupos concretos, analizar sus raíces culturales… pero en sus informativos sólo trascienden cosas que puedan producir una respuesta emocional al espectador, cosas ante las que podamos exclamar ¡qué bárbaros! Prueba de ello es que imágenes de tan ínfima calidad estén en el sumario. 

Es que se trata de una muerte en directo y eso impacta. Una baza, la del morbo por el morbo, que telecinco juega a menudo. No hay más que ver la cobertura del accidente del minibus donde viajaba un equipo de voleibol. Imágenes del padre de una de las víctimas, desorientado y desesperado, junto al cadáver de la hija que acaba de morírsele al lado.

¿Volvemos a las ejecuciones públicas?





Ellos también juegan

25 04 2009

equipo_deportes

El que Cuatro haya optado por un formato peculiar para su programa de Deportes no es ninguna novedad. ¿Qué seguidor deportivo no ha caído nunca en las trampas que el programa tiende? ¿Quién no ha sucumbido al morbo de alguno de sus avances? Ahora bien, una vez visto, la sensación suele ser de tomadura de pelo.

Es obvio que los deportes no dan para mucho. Su contenido estricto es el desarrollo de un enfrentamiento o competición y, a lo sumo, las novedades o bajas en un equipo o directiva. Más allá de eso empieza el terreno pantanoso de la opinión.

Cualquier programa de deportes, y más uno diario, ha de lidiar con esta falta de contenido y tenerlo en cuenta es un ejercicio de lealtad informativa. Sin embargo en el caso que nos ocupa esto no es así.

El programa está concebido de entrada como si los contenidos fueran abundantes y pudieran llenar 30 min. de emisión diaria. Cuota a la que no llegan si no es porque sus contenidos suelen ser frívolos, intrascendentes o patéticos. Con la intención de captar a la audiencia todo está permitido y lo primero que hacen para que la audiencia no desconecte es intercalar introducciones a temas posteriores o avances de alguna de las informaciones, avances que son ya un pequeño clip, para mantener la atención del espectador. De esta manera éste no sabe bien qué información vendrá a continuación ni puede localizar la que le interesa, obligándole a permanecer enganchado al programa.

Pero estas estratagemas estructurales se complementan con el tratamiento informativo que realizan. Puesto que muchas de las informaciones que se dan carecen de interés o no tienen prácticamente base informativa se maquillan en videos totalmente tendenciosos que únicamente buscan despertar alguna emoción en el espectador.  Además de juzgar y sentenciar sin ninguna base dan por supuestos estados de ánimos o intenciones que achacan tranquilamente a los protagonistas de sus informaciones.

Todo ello aderezado con dosis de humor, a veces dudoso, en las que se lanzan a opinar sin ningún reparo en medio de lo que se supone un programa informativo.

Debido a que se trata de un programa deportivo la cosa no parece tan grave porque al fin y al cabo los deportes no son más que deportes. Sin embargo y ciñéndonos a lo estrictamente deportivo (los comentarios machistas o nacionalistas que han proferido alguna vez gracias a la soltura de carácter que exhiben en el plató quedan para otro análisis) hay que decir que el fútbol monopoliza el programa, pero sobre todo, que el monopolio lo comparten el Barça y el Madrid.

Si uno tiene un programa de intención informativa pero de carácter opinativo lo más probable es que acabe pasando la información por el tamiz de sus preferencias de manera exagerada. Esto, tratándose de un programa deportivo, no sería tan grave si no fuera porque 1: tiene un carácter informativo y 2:en principio no está asociado a ningún club.

Es en este punto donde a menudo se les ve el plumero. La desenvoltura con la que plantean el programa permite que den rienda suelta a su madridismo que acaba centrando el interés de la parrilla informativa, sea por cuestiones intrascendentes, sea por el estado de ánimo del equipo o sea con la voluntad de ensalzar la épica del escudo. Esto se hace más evidente en situaciones ligueras como la actual en la que el Madrid intenta una de sus remontadas.  Más que informativo, el programa parece propagandístico. En definitiva el protagonismo es del Madrid y al  Barça le queda el papel de antagonista. 

Merced de esta rivalidad se crean debates inexistentes (último ejemplo: los rivales van más flojos contra el Barça que contra el Madrid) o se acrecienta la presión hacia otros equipos, principalmente el Barça.

Es interesante constatar cómo desde los medios se puede jugar con el estado de ánimo de los seguidores de un club y como ello se traduce a la postre en mayor o menor presión hacia los equipos e influye en el imaginario colectivo que los rodea. Algo que en programas como el de Cuatro se puede hacer fácilmente en tanto es la baza que ellos, intencionadamente o no, juegan.





La cara amable de Guantánamo

21 04 2009

 

t_guantanamo_203

En el sumario de la portada de La Razón del día 21 de abril de 2009 encontramos el siguiente destacado:

El comandante de la prisión de Guantánamo, a LA RAZÓN: “Actuamos con transparencia y de acuerdo a la legalidad internacional”

Lo primero que llama la atención es que se trata del único destacado en negrita de toda la portada.  Además la noticia se encuentra en una sección que se llama “primera plana”, dando a entender que se trata de información relevante. Dado este paso, lo siguiente que observamos es que el diario pretende otorgarse una especie de exclusiva. ¿Qué sentido tendría sino el hecho de remarcar al destinatario de la información?   “LA RAZÓN” por si no nos había quedado claro…

Lo que uno piensa tras estas primeras impresiones es que se trata de una información importante a la que el diario ha tenido acceso en exclusiva. Pero nada más leer lo que dice el supuesto comandante de la prisión de Guantánamo (cargo que por cierto suena un tanto artificioso), nuestra idea se viene abajo.  Da la sensación de que no es tanto una noticia, lo que estamos leyendo, como mera propaganda. Es decir un caso de instrumentalismo informativo al que el diario La Razón ha accedido sumisamente por el morbo que el tema arrastra.

Cuando nos dirigimos a la doble página en que se despliega el reportaje no podemos más que confirmar estas sensaciones. La reportera asiste a una visista guiada por el centro penitenciario donde se le muestra la cara amable del campo. La Biblioteca a la que pueden recurrir los presos, las clases de inglés a las que asisten, las dietas adaptadas a su religión, el jardín, las ludotecas… el confort, en definitiva, en el que viven instalados los presos poco importantes. Porque los módulos en que se hallan los reos de peso no se pueden visitar, claro.  

No es que piense que no se puede informar de este tipo de cosas. Sin embargo, en el fondo, el reportaje no es más que un vehículo para el lavado de cara que lleva a cabo la administración Obama. Puede que La Razón haya pensado que por la fama de la prisión y el hecho de que sea una información de carácter internacional valía la pena cubrir la noticia, pero es que no hay ninguna noticia, y su carácter de reportaje deja bastante que desear.

En la doble página hay dos “aparte”, uno al que han llamado análisis y otro que contextualiza la noticia. En el que se titula análisis, se nos presenta una entrevista (no se sabe con quién) donde se afirma que Guantánamo ha servido para extraer información relevante en la lucha contra el terrorismo. Y el que pretende contextualizar la noticia se titula “Obama pone en riesgo la seguridad nacional” (en alusión a las críticas que ha recibido el presidente por hacer públicas las torturas en la prisión).

La poca objetividad que le quedaba al reportaje queda puesta en duda. No se trata ya de que La Razón se haya limitado a hacer de instrumento propagandístico sino que parece que, de acuerdo con ello, están vendiendo la idea de que lo de las torturas eran casos extremos y relativamente justificados que, en cualquier caso, no convierten a Guantánamo en el siniestro lugar en que la han colocado los medios. Han teñido el reportaje de un componente interpretativo y parcial que deslegitima su carácter informativo.

Se trata pues de propaganda, bastante vacía, sumisa y oportunista. La Razón se ha limitado a pedir un servicio, el de las visitas guiadas, que ya está pensado para mostrar una cara determinada y lo vende como si hubiera tenido acceso a información privilegiada y exclusiva. Algo que dice muy poco acerca de este diario.